Pequeñas Mentirosas nos toma el pelo

Semana tras semana Pequeñas Mentirosas nos sigue tomando el pelo

Hace unas semanas comenzó la séptima y última temporada de Pequeñas Mentirosas con la promesa de saber quién es realmente -A y quién ha tramado todo el plan de hacer daño a nuestras “liars” favoritas: Spencer, Ali, Emily, Aria y Hanna.

Pero, nuestra querida Marlene King, productora de la serie, ya ha dejado entrever la posibilidad de que pueda haber una octava temporada alargando así la agonía de saber quién narices es -A. Una duda que debía haber sido resuelta hace mucho tiempo porque la serie se ha convertido en un auténtico sinsentido en las dos últimas temporadas.

Esta séptima temporada comenzaba con un salto temporal de 5 años donde podíamos ver a las mentirosas más famosas de la televisión mucho más maduras, con sus estudios universitarios ya finalizados y algunas ya hasta con una carrera profesional más que exitosa como es el caso de Alison siendo profesora del instituto y a Spencer irreconocible y mucho más madura habiéndose dejado flequillo. De hecho, a mí me costó reconocerla cuando salió. ¡Se le nota mucho el paso del tiempo! Pero, ojo, los cambios no fueron tan solo a nivel físico y personal sino que en el plano amoroso las cosas estaban más que cambiadas. Ojo, que vienen spoilers…

Aria comenzaba la temporada estando con Liam, un compañero suyo de la editorial donde trabajaba. Pero, de repente, se encuentra con Ezra y vuelven a aparecer todos esos sentimientos que Aria sentía por su antiguo profesor de instituto. Ezra a su vez está pasando por un mal momento ya que su novia, Nicole, está en paradero desconocido (posiblemente muerta) tras haber sido secuestrada en Colombia. Espectacular la escena en la que Ezra escribe a Aria diciendo que Nicole no era una de las rehenes liberadas…

Alison tras hacer frente a la muerte de su hermana Charlotte se casa con Elliot el médico que la ha estado tratando. Pero, como todo lo que tiene que ver con los DiLaurentis parece estar maldito, Elliot resulta no ser quien decía ser y acaba empotrado en la luna del cristal del coche conducido por Hanna. Además, como Elliot resulta ser un bicho, decide ingresar a Alison en el psiquiátrico donde la droga y le hace creer cosas que no son así. Y por si no tuviera suficiente Alison, de repente, aparece su tía, Mary Drake, que es clavadita a su madre (en PLL ningún actor engrosa las listas del paro porque les repescan de vez en cuando) para ayudarla y contarle cositas que no sabía sobre su familia.

De todo el grupo de amigas la que parece que sigue con el lerdo subido es Emily, no ha terminado aún la carrera, le quedan un par de asignaturas pero regresa a Rosewood para trabajar en Radley que ha dejado de ser el psiquiátrico para ser un hotel regentado por la madre de Hanna.

¿Y qué contar de Emily? Pues que es sosa hasta para hacer el ¡shhhhhhh! que aparece en la cabecera de la serie:

Ahora con el regreso de Paige parece que la cosa se pone un poco interesante. ¿Con quién se quedará Emily? ¿Se resolverá la tensión sexual con Alison? ¿Seguirá con Sabrina, su nueva conquista? ¿Volverá con Paige? ¿Seguirá siendo igual de lerda?

Spencer se encuentra volcada en la carrera política de su madre, Verónica Hastings, que ha sido elegida Senadora. Pero, en estos últimos cinco años ha estado viajando, se ha separado de Toby para caer en las redes de Caleb. Sí, Caleb y Spencer forman la pareja con menos química de toda la historia de la televisión. Toby, mientras tanto, se encuentra montando una casa que, en principio, iba a ser para Spencer pero ahora se encuentra comprometido con Yvonne.

Y llegamos a Hanna que ha resultado ser la más lista del grupo. Con un trabajo de éxito en Nueva York decide romper su compromiso con su novio porque sigue enamorada de Caleb y Caleb de ella. Aún no se ha producido el paso pero llegará porque si hay una pareja que se merece un final de “y comieron perdices” son ellos. Pero, regresando a lo importante, Hanna se ha erigido como la líder del grupo y ha comenzado a actuar por su cuenta e ir tras la persona que las lleva atemorizando durante tanto tiempo ante la inutilidad y pasividad de sus amigas. ¡Un aplauso para Hanna por tomar la iniciativa!

¿Y nosotros? Pues aquí seguimos, siguiendo esta serie llena de despropósitos semana tras semana…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s