Etiquetado: fotos

Una semana usando Instagram Stories

Conclusiones tras una semana utilizando Instagram Stories

Durante los últimos siete días he estado probando la funcionalidad de contenido efímero que ha puesto Instagram a disposición de los usuarios, llamada Instagram Stories. Efectivamente, el contenido que se autodestruye en 24 horas está de moda y Facebook no ha querido perder comba respecto a Snapchat y ha ido añadiendo Stories a todas sus herramientas.

Primero fue Instagram Stories, después Whatsapp Stories y la última plataforma que ha incorporado el contenido que dura tan solo 24 horas es Facebook donde también ha llegado Facebook Stories.

No me quiero desviar del tema y vuelvo sobre los pasos de Instagram Stories. Yo formo parte de ese 0,0000000001% que utiliza Windows Phone, de hecho, tengo un Lumia 435 tras tener que decir adiós a mi Lumia 520. No sé si será por el sistema operativo, pero los pasos a seguir para crear una nueva historia, me han resultado bastante complicados teniendo en cuenta que subir fotos a Instagram en bastante sencillo.

Una vez que conseguí acceder a la publicación de Instagram Stories, me encontré con que no se podía elegir ninguna imagen de la cámara. El aquí y sobre todo el ahora, mandan y tan solo permite elegir o bien la cámara frontal o bien la cámara trasera para crear el contenido que puede ser imagen, vídeo o un boomerang.

Después se pueden añadir texto a mano o usando el editor de texto y agregar emojis, ubicación, hora… Una vez finalizado, se pasa a una pantalla donde se puede elegir si mandárselo a los contactos a través de Instagram Direct (la mensajería privada de Instagram) o subirla a Stories. También se puede elegir si el contenido se muestra a todos los usuarios o solo a algunos.

Con esto ya estaría creado el contenido efímero. También se pueden ir añadiendo y compartiendo diferentes momentos a la historia principal, recordando que cada uno de los contenidos dura 24 horas. Una vez subida la historia, Instagram Stories, da la posibilidad de conocer quiénes han visto la publicación. De hecho, el sistema es el mismo que para Whatsapp Stories.

Mis publicaciones a lo largo de estos últimos días han sido sencillas. Fondo negro añadiendo una frase y un par de emojis, simplemente para testear la herramienta:

Lo que más me ha llamado la atención es que este tipo de contenido efímero ha generado mucho más interés y visualizaciones que algunas de las imágenes que tengo colgadas. También, me ha servido para demostrar la gran curiosidad que siente la gente por este tipo de contenido. ¿Quizá sea porque tiene una fecha de eliminación?

Lo que tengo claro, es que a mí este tipo de contenido no me termina de convencer. Lo dije con los estados de Whatsapp y me reafirmo tras haber estado utilizando Instagram Stories.

¿Y a ti te convencen este tipo de contenidos?

 

Etiquetado de las fotos en Twitter y visualización de los emojis en versión web

El gigante del microblogging sigue con su apuesta de ofrecer un mejor servicio y una de las últimas novedades es la de incluir el etiquetado de las fotos que se suban, eso sí, de momento, tan solo a través de dispositivos que utilicen Android e iOS. La versión web de twitter permite el visionado de las etiquetas no así el cliente tweetdeck.

Además del etiquetado en la propia foto lo que no consume caracteres también se ha implementado otra mejora que permitirá subir hasta 4 imágenes por tweets, evitando, de esta manera saturar a nuestra comunidad con la subida de imágenes y de tweets en un corto espacio de tiempo.

La visualización de las personas etiquetadas en la imagen aparece de la siguiente manera:

[tweet https://twitter.com/miriadax/status/449143937937465344]

Pinchando en el nombre, automáticamente nos dirigirá a su página de perfil. Como bien puedes comprobar, el nombre que aparece no es el de usuario sino el nombre real.

Ojo, twitter, también ha pensado en nuestra privacidad y en el perfil podremos configurar quién queremos que nos etiquete, si toda la comunidad, solo a usuarios que seguimos o si, por el contrario, no damos acceso a esta función.

También, la red de microblogging ha comunicado que deja de lado el proyecto de Twitter Music debido a la gran y feroz competencia con la que ha tenido que luchar en este año.

Otras de las novedades que se han anunciado estos últimos días ha sido la posibilidad de ver desde la versión web los emojis/emoticonos que ponemos desde dispositivos móviles bien sean telefónos móviles y/o tablets. Twitter, a través de su cuenta de soporte lo anunciaba de la siguiente manera:

[tweet https://twitter.com/Support/status/451399393850052610]

Twitter sigue trabajando para nosotros, los usuarios, con el fin de obtener una experiencia lo más completa posible desde cualquier dispositivo. ¡Gracias! 🙂

Recuerdos…

…que me estiran la coleta y pinta mi boca de negro las noches… (Muy, muy lejos – Vaivencida)

El otro día haciendo limpieza en mis cosas, me encontré con fotos de cuando iba al colegio y de cartas. Muchas de las fotos acabaron en la basura porque me parece un poco absurdo el mantener vivo los recuerdos de una época en la que no fui nada feliz donde convivía con personas que intentaban hacerme la vida un poco más complicada de lo que ya de por sí es.

Cuando eres joven (parezco una abuelilla) no te das cuenta de la realidad pero con el paso de los años y reflexionando me dí cuenta que lo que pasaba, lo que me pasaba en el colegio era lo que hoy se denomina acoso y que está suponiendo una auténtica lacra en la actualidad. Todas o la gran mayoría de personas que conozco, guardan un excelente recuerdo de su época en el colegio e instituto, guardan las amistades y siguen en contacto. En cambio, cuando acabé y salí del colegio supe que era el fin de una etapa, el punto final de un periodo y el comienzo de otro que a la larga está siendo infinitamente mejor.

Quiero dejar claro que yo no sufrí vejaciones como las que se asocian cuando se habla de acoso, no, ni mucho menos, tan solo, algunos insultos y sobre todo el desprecio y la indiferencia por parte de un reducido número de personas que iban conmigo a clase (ni tan siquiera merecen llamarse compañeros). Se aprende a convivir con ello, pero el día a día y el acudir y remitirse siempre a lo mismo al fin provoca que esas palabras pasen desapercibidas pero a lo larga acaban minando la personalidad.

A finales de junio, crearon un grupo de whatsapp para organizar un encuentro los que habíamos ido a la misma clase 5 años después. Esa misma gente que, cuando me ve por la calle no saluda, esa misma gente que durante años me hizo daño, esa misma gente que me agrega y elimina de Facebook cada dos por tres… Evidentemente dije que no, por todo lo anterior y por mis principios. Además, sé de la gente que quiero saber y con eso me vale.

Pero, repito, no todo fue malo. Al contrario, los dos últimos años, especialmente 1º Bachiller fue excelente. Los compañeros con los que apenas había compartido momentos por haber estado en diferentes clases eran increíbles. Quizás fuera porque éramos más mayores pero nunca me había sentido tan a gusto como ese año con la gran mayoría de compañeros. De hecho, fui una de las pocas personas que decidió no ir de viaje de fin de curso/fin de colegio porque no me sentía parte integrada e importante de un grupo y cuando empezaron a jugar en qué habitación iba a dormir y con quién decidí no ir.

Además de las fotos que encontré correspondiente a esa época, encontré cartas, muchas cartas, algunas de ellas terminé rompiéndolas y tirándolas porque es absurdo mantener vivo el recuerdo de aquella gente que ahora mismo no forma parte de mí pero, también me encontré con cartas de una persona que, con el paso del tiempo, llegó a convertirse en alguien imprescindible, nunca nos llegamos a conocer en persona pero hablamos por messenger, por teléfono y nos escribíamos cartas. No recuerdo cuál fue la razón de dejar de hablar, imagino que cualquier discusión tonta, bueno en realidad no tan tonta,  pero la vida decidió que cada una fuéramos por caminos diferentes y no hemos vuelto a tener ningún tipo de contacto. Pero, inevitablemente, al leer las cartas vinieron a mi cabeza todos los momentos y todas las conversaciones que tuvimos y me aventuré a buscar en internet y dí con su Facebook. Estuve pensando si en escribir o  no un mensaje y al final lo dejé pasar pero la duda sigue estando en mi cabeza, quiero saber qué tal está, cómo le va pero no sé qué tal lo aceptará, ¿tú qué harías en esta situación?

Cuando las redes sociales se vuelven contra uno

Anoche, mi hermana llegó a casa diciendo que una chica en twitter estaba insultándola debido a que el novio de esta chica había colgado una foto con mi hermana en plan amigos, lo típico, agarrándose de la cintura y la novia en un ataque de celos empezó a arremeter contra ella en la red de microblogging, haciendo público todos los impropios que estaba escribiendo y publicando.

Lo que mi hermana no sabe es que twitter y las redes sociales son una ventana al público, o mejor dicho, abres la puerta de tu casa, de tu intimidad, de tu vida a cientos de miles de personas que se asoman a tu vida día a día. Es importantísimo saber lo que compartes, el alcance y cómo compartes dicha información. No es lo mismo compartirla en facebook con las opciones de personalización de la publicación pudiendo elegir quién la lee, quiénes pueden comentar, etiquetar…, que compartirla en twitter donde los filtros son menores, o lo compartes con toda la comunidad o lo compartes tan solo con la gente que hayas aceptado (si tienes la cuenta protegida).

El caso de esta chica era que tenía la cuenta abierta, así que toda su comunidad y por extensión todo twitter pudo saber lo que andaba diciendo de mi hermana. Evidentemente no podía estarme quieta y decidí escribirle lo siguiente:

tweet

Desde hace unos años, tanto la Guardia Civil con el Grupo de Delitos Telemáticos como la Brigada de Investigación Tecnológca de la Policía Nacional con la estrecha colaboración ciudadana se dedican a investigar los casos de acoso a través de las redes sociales e internet, así como a desenmascarar a los traficantes de pedofilia y material sexual. De hecho, ya ha habido casos de denuncias por acoso en redes sociales y la sentencia ha declarado culpables a los acosadores

Entiendo que las redes sociales muchas veces son un lugar de desahogo pero ojo con lo que se publica y de qué manera se hace ya que ese desahogo puede acarrearte problemas legales si la persona afectada decide tomar medidas y poner los hechos en manos de la Justicia.

En el fondo y aunque te extrañe leerlo, me alegra que le haya pasado algo así a mi hermana porque de esta manera va a entender de verdad lo que implica estar en una red social, de hecho, cuando nos contó lo que había pasado le solté: ¡Bienvenida a las redes sociales! Porque las redes sociales, implican la exposición durante las 24 horas del día de tu vida por eso es tan necesario saber lo que se publica, de qué manera se hace, controlar las imágenes que se suben, el material que se comparte, para evitar tener este tipo de problemas.

Recuerda que la identidad digital es la imagen que tienen de ti los usuarios de internet.

identidad digital