Categoría: MOOCs

MOOCs: Espacio y oportunidad TRIC

La educación superior está viviendo una auténtica revolución gracias a la llegada de los Massive Open Online Courses, más conocidas por su abreviatura MOOC.

La traducción al español de este anglicismo sería cursos en línea masivos y abiertos. Las principales características de estos cursos son:

  • Permiten la matriculación de decenas de estudiantes a la vez. En algunos casos, ha llegado a haber más de 100.000 alumnos
  • El contenido es en abierto. ¿Qué quiere decir eso? Algo tan sencillo como que se puede acceder a los materiales que forman el curso de manera gratuita y al ser online se puede acceder las 24 horas del día desde cualquier tipo de dispositivo. De hecho, cada vez son más las plataformas que ofertan este tipo de cursos (Coursera, Khan Academy) a través de aplicaciones móviles lo que permite ya no solo acceder desde el ordenador sino poder seguir avanzando en el curso desde los teléfonos inteligentes y tablets fomentando el aprendizaje ubicuo.
  • Se modifica el rol del estudiante. Deja de ser un sujeto pasivo que solo atiende a las explicaciones para formar parte activa del proceso de enseñanza-aprendizaje. El rol del profesor se aleja del tradicional para ser un sujeto pasivo por lo que el centro del aprendizaje pasa a ser el estudiante.

¿Y cuál es la importancia de las relaciones en este tipo de cursos que ha revolucionado la educación superior?

Para entender la relevancia de las relaciones en los MOOCs es necesario explicar el siguiente gráfico de Phil Hill que analizó la tipología de estudiantes que habían realizado algún curso en la plataforma Coursera:

Ilustración 1. Phill Hill – Emerging Student Patterns in Coursera-style MOOCs.

Ilustración 1. Phill Hill – Emerging Student Patterns in Coursera-style MOOCs.

Como se puede observar, se establecen diferentes tipologías de estudiantes en función de la actividad realizada a lo largo del desarrollo del curso que está dividido, en este caso, por semanas. Analizando la gráfica se establecen diferentes tipologías de estudiantes:

  • No-Show o invisibles: Son aquellos que se registran pero no forman ni toman parte del curso.
  • Observers u Observadores: Se registran en la plataforma pero acceden al curso de manera puntual, leen el contenido y revisan los espacios de debate pero no realizan las actividades.
  • Drop-ins o Visitantes: Son estudiantes que realizan algún tipo de actividad (ven vídeos, participan en los foros de discusión…) con la única intención de ampliar sus conocimientos dentro de un tema determinado del curso que le ayude a desarrollar y ampliar las capacidades y contenidos.
  • Passive Participantes o Usuarios Pasivos: Son aquellos estudiantes que ven el curso como contenido para el consumo. Ven los vídeos, realizan las tareas, participan en los foros pero no se involucran.
  • Active Participants o Usuarios Activos: Participan plenamente de y en los MOOCs. Escriben en los foros, realizan las tareas, los cuestionarios y las evaluaciones.

Centrándonos en los usuarios activos se puede demostrar que son los que presentan una mayor estabilidad a lo largo de las semanas. Sin prácticamente sufrir variaciones. Se trata de estudiantes que, además, de completar el curso participan en los foros proponiendo nuevos temas de debate, solucionando dudas, aportando bibliografía, ampliando los conocimientos e incluso haciendo propuestas de mejoras.

Este nuevo escenario digital que presentan los MOOCs apoyan los aprendizajes horizontales que, siguiendo el manifiesto TRIClab,

“no solo suman, sino que multiplican de forma geométrica. La complejidad del entorno cultural necesita la inteligencia colectiva”.

Además, estos tipos de cursos “facilitan un mayor acceso y una mejor distribución del conocimiento”. Hay que recordar que este tipo de cursos acercan el conocimiento de las instituciones y universidades más importantes de todo el mundo. Gracias a ellos, podemos acceder al conocimiento de Harvard, Cambridge, Oxford o de la Sorbonne, sin salir de casa.

Además, gracias a la comunicación móvil, como se establece en el manifiesto, “conduce a un aprendizaje sin distinción de momento o lugar. Se superan las barreras físicas del espacio y del tiempo”.

Unas barreras que se hacen, más que nunca, necesarias de derribar ya que los modelos comunicativos se han ido modificando a medida que la tecnología ha ido llegando a nuestras vidas. Cada vez pasamos más tiempo conectados a nuestros dispositivos móviles dejando de lado los métodos tradicionales como la prensa, la radio o la televisión. A nivel educativo, el paso hacia la comunicación móvil también se está dando pero en menor medida, especialmente en niveles inferiores. Es en la educación superior donde el cambio se ve con mayor claridad pasando de una jerarquía vertical donde el profesor era el líder y los estudiantes meramente receptores de la información sin apenas posibilidad de participación a una jerarquía horizontal donde los papeles se igualan y todas las partes implicadas pueden aportar ideas, contenidos, fomentado el debate y la creación de relaciones. La era TRIC ya ha llegado, ¿estás preparado?

Anuncios

La gamificación: ¿Hay #FactorR entre el juego y los entornos digitales?

¿Cuál es la relación entre la gamificación y la forma de relación en los entornos digitales?

La gamificación es un elemento que tiene una presencia cada vez mayor en los entornos digitales de manera general y en el formativo, de manera particular.

Desgranando este concepto se llega a la palabra inglés “game” que significa juego. Efectivamente, la gamificación consiste en la aplicación de las técnicas procedentes del juego en diferentes ámbitos. Pero, ¿qué es el juego? Numerosos autores han ido definiendo esta palabra a lo largo del tiempo.

Según Johan Huizinga (1998: 42-51), “el juego es una forma libre y espontánea de representar nuestra fantasía en un mundo real”. José M.ª Cagigal (1996) va un poco más allá y destaca que el “juego es una acción libre, desinteresada e intrascendente”. Para Decroly (1993) el juego supone instinto, disposición innata que estimula acciones espontáneas bajo la influencia de estímulos positivos.

Quizás uno de los mejores ejemplos de la aplicación de la gamificación o ludificación en los entornos digitales fueron los videojuegos que incluyeron el desbloqueo de logros según se iba avanzando en la historia y, en algunos casos, posibilitando la opción de obtener recompensas que mejorar la experiencia del jugador.

La gamificación: ¿Hay #FactorR entre el juego y los entornos digitales?

Ampliando un poco más el concepto, la gamificación es “el uso de las mecánicas del juego, su estética y el pensamiento de juego para involucrar a la gente, motivar la acción, promover el aprendizaje y resolver problemas” (Karl Kapp, 2012). Aplicando esta técnica se consigue mejorar la motivación por el aprendizaje, favorecer la retroalimentación o feedback, fomentar la toma de decisiones y el aprendizaje autónoma y, además, al tener el componente lúdico se obliga a los participantes a ser competitivos y colaborativos, además de fomentar las relaciones.

Uno de los principales objetivo de la gamificación es conseguir que los usuarios participen buscando las recompensas, escalando puestos y ocupando los de más alto nivel ya que, según se va avanzando en las clasificaciones, se va adquiriendo un mayor grado de jerarquía y responsabilidad.

¿Cuál es la relación entre gamificación y las TRIC?

El artículo completo y las referencias los puedes encontrar aquí: http://triclab.com/2017/06/21/donde-esta-el-factorr-entre-el-puzzle-de-la-gamificacion-y-el-aprendizaje/

El negocio de los MOOCs en la educación superior

Descubre la visión de negocio que las plataformas MOOCs llevan asociadas

Desde hace unos años, las plataformas que ofrecen MOOCs (Massive Open Online Courses) no han dejado de crecer y aunque el modelo se base en la gratuidad del mismo, hay que tener en cuenta que tienen unos costes asociados ya que hay que producir el material, realizar la grabación de los cursos, la edición y postproducción de los mismos, subida a la plataforma, dinamización del curso, seguimiento de los alumnos, resolución de dudas, remuneración de los profesores, soporte técnico…

moocs

De esta manera, los MOOCs se conviertenm en un modelo de negocio el cual debe tener un ROI (Return On Investment), un retorno de la inversión que permita comparar el beneficio obtenido con la inversión realizada. Aquí también otros factores importantes como son los KPIs (Key Performance Indicators), indicadores que permiten conocer el estado del negocio y de si se están haciendo bien o mal las cosas. En el caso de los MOOCs los KPIs irían enfocados al número de certificaciones emitidas, al número de matriculados conseguidos, al número de estudiantes que consiguen finalizar el curso. Es importante tener en cuenta que la medición tanto del ROI como de los KPIs debe tener una referencia de tiempo establecida (mensual, semestral, anual) para así conocer si el desempeño que se está realizando es correcto o si por el contrario hay que hacer modificaciones en los procesos para conseguir mejorar los resultados.

Hay que tener en cuenta que estas plataformas, a pesar de haber recibido grandes cantidades de capital, no dejan de ser negocios que están comenzando y que se encuentran en una fase startup por lo que tienen que seguir buscando vías de financiación.

A lo largo de 2015, el negocio de los cursos online, masivos y en abierto generó más de 1.500 millones de dólares en ganancias y la previsión para 2020 se establece en 8.500 millones (Watters: 2015).

De esta manera, los inversores se muestran más que interesados en este tipo de negocios ya que está en auge y saben que les puede retornar grandes cantidades de dinero. No es de extrañar entonces que, de las 20 rondas de financiación que más dinero han conseguido amasar en los últimos años, tan solo 7 empresas correspondían a negocios no educativos y tan solo una de esas siete, General Assembly, no ofrecía clases online.

Algunas de las empresas dedicadas a formación online que han conseguido levantar más dinero en las rondas de financiación son las siguientes (Watters: 2015):

  • HotChalk (Estados Unidos): 230 millones de dólares
  • TutorGroup (Estados Unidos): 200 millones de dólares
  • Lynda (Estados Unidos): 186 millones de dólares
  • Hujiang.com  (China): 157 millones de dólares
  • Udacity (Estados Unidos): 105 millones de dólares
  • 17zuoye (China): 100 millones de dólares
  • Udemy (Estados Unidos): 65 millones de dólares
  • Yuantiku (China): 60 millones de dólares
  • NetDragon Education (China): 52 millones y medio de dólares
  • Genshixue (China): 50 millones de dólares
  • Varsity Tutors (Estados Unidos): 50 millones de dólares
  • Coursera (Estados Unidos): 49 millones y medio de dólares

FutureLearn, aunque no aparece en el listado también ha recibido una fuerte inyección de capital. La plataforma de MOOCs impulsada por Reino Unido ha recibido 13 millones de libras procedentes de la Open University.

El mejor ejemplo de startup exitosa en el mundo de las plataformas que ofertan cursos online masivos y en abierto es Coursera. Los nueve primeros meses de vida de la compañía norteamericana, hacían presagiar un buen futuro a la plataforma y así fue. Dos años después, en 2013, Coursera ya tenía 5.266.200 millones de estudiantes y un catálogo de 532 cursos. Pero el gran hito de Coursera en su segundo año de vida fue la inyección de capital proveniente de las empresas GSV Capital, Laureate Education y Learn Capital que alcanzó los 43 millones de dólares.

Como se puede observar detrás de esa “gratuidad” final ofrecida al estudiante, hay un trabajo que no se ve realmente importante para conseguir que los contenidos de calidad de las universidades de todo el mundo estén disponibles a tan solo un clic de distancia de la población mundial.

Bibliografía:

  • Ayala Bailador, E (2016). El negocio de los MOOCs en la educación online. En M. Meirinhos et al.(Eds) Livro de Atas Conferência Ibérica em Inovação na Educação com TIC-ieTIC 2016 (pp. 35-51)
  • Watters, A. (12 de diciembre de 2015). Top Ed-Tech Trends of 2015: Beyond the MOOC. Recuperado el 30 de diciembre de 2016, de http://hackeducation.com/2015/12/14/trends-moocs

 

MOOCs y Entornos Personales de Aprendizaje (PLE)

Relación entre los MOOCs y los Entornos Personales de Aprendizaje (PLE)

Los MOOCs (Massive Open Online Courses) favorecen el desarrollo del Entorno Personal de Aprendizaje o PLE (Personal Learning Environment) siguiendo lo establecido por Stephen Downes en una conferencia impartida en Finlandia en 2010 donde establecía que uno de los objetivos de los PLE era “crear una especie diferente del conocimiento. El conocimiento en los entornos de aprendizaje habituales es estático, y está basada en la autoridad (que recae en el docente). En cambio, en los entornos personales de aprendizaje, el conocimiento es dinámico, tácito, no explícito y está creado por personas que trabajan en nuestro propio entorno personal de aprendizaje.”

Durante esta conferencia, Stephen Downes hacía referencia al que se considera uno de los primeros MOOCs el ya famoso CCK08 (Connectivism and Connective Knowledge) cuya intención era  el “ofrecer un lugar donde los alumnos se pudieran comunicar y conectar entre sí, para compartir lo que habían aprendido por su cuenta y para crear nuevos aprendizajes fuera de este intercambio.”

Es precisamente en esas conexiones donde se sitúa el PLE que definido por Adell y Castañeda “es el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender (2010:23)”. Este entorno personal de aprendizaje también acepta “a las personas como fuentes de información y a nuestras interacciones con ellas como experiencias que enriquecen nuestro conocimiento” (Adell y Castañeda, 2013:17).

De esta manera y siguiendo de nuevo a Downes (2010) el primer tipo de contenido que se recibe es la información en formato de hechos, de vídeo, de audio… para pasar al segundo tipo de contenido que no es contenido en absoluto sino la forma en la que se manipula el mismo. Es en este punto donde entran en juego todas las herramientas que pone a disposición el entorno 2.0 para publicar, crear, comentar y compartir la información hacia la comunidad, también denominado PLN (Personal Learning Network) que agrupa la parte social del entorno de aprendizaje convirtiéndose en el aspecto más importante del entorno personal de aprendizaje. Así, el PLE se convierte en “una herramienta destinada a sumergirte a ti mismo en el funcionamiento de una comunidad”  (Downes) que es uno de los aspectos fundamentales de los MOOCs.

Bibliografía:

Adell, J., & Castañeda, L. (2013). Entornos Personales de Aprendizaje: Claves para el ecosistema educativo en . Alcoy: Marfil.

Ayala Bailador, E (2014). Análisis y pautas para el desarrollo de MOOCs. Estudio de caso en UNED COMA: Alemán para hispanohablantes

Downes, S. (2010). Personal Learning Environments. Recuperado el 19 de enero de 2016, de http://www.downes.ca/presentation/245

Para más información sobre MOOCs, puedes consultar el siguiente enlace

El MIT permite que las clases gratuitas se conviertan en grados

El MIT anuncia que las clases gratuitas puedan convertirse en formación reglada

El Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) lleva ofreciendo recursos educativos en abierto (REA) durante más de cuatro años y ahora ha anunciado que esas clases gratuitas puedan convertirse en grados reglados por la institución.

Se trata de un piloto anunciado el pasado miércoles mediante el cual los alumnos que tomen un semestre de clases gratuitas en uno de los programas formativos del MIT y tras el pago de una cuota de 1.500$ y un examen puedan conseguir un credencial de MicroMaster.

Este nuevo credencial, representa justo la mitad de un programa máster de un año y el desglose del precio sería de 150$ por cada una de las cinco clases online y después hasta 800$ por realizar el examen. El primer curso bajo esta nueva modalidad será lanzado el próximo invierno y tiene previsto alcanzar a 40 estudiantes cada semestre aproximadamente.

Parece ser que la modalidad online sigue ganando adeptos en contra de la previsión de muchos agoreros de que este tipo de formación gratuita acabaría con el modelo tradicional. Además del MIT, Arizona State University comenzó a ofrecer cursos online gratuitos a sus estudiantes de segundo año con la opción de pagar 200$ por crédito. Georgia Institute of Technology ofrece un máster online en Informática por 6.600$ pero todas las clases se pueden tomar gratuitamente.

Anant Agarwal profesor del MIT y CEO de edX destaca que “los nuevos MicroMaster son un nuevo credencial adaptada a la era digital y sirve para el aprendizaje a lo largo de la vida”. Rafael Reif, presidente del MIT, explica que esta nueva modalidad permitirá que “todo el mundo que quiera estudiar aquí tenga la posibilidad de hacerlo”.

Fuente: http://www.sfgate.com/business/technology/article/For-1st-time-MIT-s-free-online-classes-can-carry-6556128.php?cmpid=fb-desktop#next

Francia apuesta por los MOOCs en el sistema público de formación

Los MOOCs se incorporan al sistema público de formación en Francia

Los Massive Open Online Courses, MOOCs, siguen su ascenso imparable y cada vez son más las instituciones tanto educativas como empresariales que apuestan por este modelo de formación gratuito, abierto, masivo y accesible a todo aquel que lo desee.

Son muchas las voces que se han alzado en contra de este modelo pero también son muchas las que se muestran a favor de este modelo que no solo permite el acceso a la información y al conocimiento sino que permite la posibilidad de estudiar bajo el paraguas de instituciones de todo el mundo de manera gratuita.

En Francia, una de las plataformas de e-learning más importante es OpenClassrooms que cuenta con más de 3 millones de visitantes mensuales, 600.000 usuarios registrados y la friolera de 800 cursos disponibles siendo la plataforma líder de Europa en aprendizaje digital.

OpenClassrooms

Durante una visita de François Hollande, presidente de la República francesa, a Suiza comunicó que a partir de septiembre de este año, todos los ciudadanos demandantes de empleo en Francia tendrían acceso libre a los servicios premium de OpenClassrooms lo que incluye el acceso a MOOCs, cursos online, ebooks e incluso a las certificaciones.

Las razones de Hollande para aliarse con OpenClassrooms se basan en dar la posibilidad de seguir formándose a las personas que están paradas y cualificar a los solicitantes en determinados empleos que no consiguen cubrir las vacantes por falta de formación y especialización.

De esta manera y a partir de septiembre, todos los demandantes de empleo en Francia podrán acceder de manera gratuita e ilimitada a todos los servicios que ofrece la plataforma OpenClassrooms.

Además, la plataforma se encuentra en negociaciones con el Registro Nacional de Certificaciones Profesionales lo que va a permitir que los cursos sean reconocidos por el Estado francés.

Para más información sobre MOOCs, puedes consultar el siguiente enlace

El MIT publica una de las investigaciones más exhaustivas realizadas sobre MOOC hasta la fecha

El MIT hace públicos los resultados de la que ha sido una de las investigación sobre MOOC más completas

El Instituto Tecnológico de Massachussetts, MIT y la Universidad de Harvard han llevado a cabo una de las grandes investigaciones sobre MOOC realizadas hasta la fecha.  Para ello han utilizado una muestra de 68 cursos (de diferentes temática como programación, poesía…), 1,7 millones de participantes y más de 1.100 millones de participantes registrados en los eventos.

Estudio sobre MOOC (Massive Open Online Course) realizado por HarvardX y MITX

Ho e Isaac Chuang, profesores de ingeniería electrónico y ciencia informática y catedrático asociado del aprendizaje digital del MIT respectivamente, lideraron un grupo que analizó la demografía de los estudiantes que realizan MOOCs (Massive Open Online Courses) y miraron los patrones que se repetían entre estos estudiantes y también los patrones que siguen los estudiantes cuando toman más de un curso.

De esta manera, Ho e Isaac destacan que “nos dimos que cuenta que en algunos casos hasta un 39% de los estudiantes eran profesores. Este hecho nos invita a pensar en hacia quién va dirigido el MOOC y cómo se podría mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje”.

Los investigadores también se dieron cuenta que existe un gran crecimiento de las mujeres (estadounidenses) que deciden inscribirse para realizar un tipo de este curso. También hay que destacar que aproximadamente el 50% de los estudiantes están interesados en el contenido del MOOC y no en la posibilidad de certificarse. Sin olvidar la tasa tan alta de abandono que predomina en este cursos (alrededor del 80-85%).

En el periodo comprendido entre el 21 de julio de 2012 y hasta el 21 de septiembre de 2014, se registraron diariamente tanto en HarvardX como en MITX  (ambas bajo el entorno de edX) un promedio de 1.300 estudiantes para sumar un total de un millón de participantes únicos y 1,7 millones de participantes totales (en este dato se suman todos los cursos a los que se ha inscrito el estudiante).

En la segunda edición de un mismo curso se produce un considerable descenso de los matriculados (un 43% con respecto a la primera edición) pero en la tercera se mantiene estable en relación a la segunda edición.

Una ligera mayoría de los que deciden apostar por la formación a través de los COMA (Cursos Online Masivos y en Abierto) lo hacen buscando la certificación y muchos de los participantes, como hemos citado anteriormente, son profesores. Un 57% de los encuestados declaró su intención de obtener un certificado tras finalizar el curso. Además, un 39% de los 200.000 encuestados se identificaron tanto en el pasado como en el presente como profesionales de la enseñanza. Este es un dato a tener en cuenta ya que aunque no se esté interesado en la certificación, existe una profunda demanda de formación de carácter gratuito por parte de los profesionales y los MOOCs cumplen excepcionalmente esta función.

La certificación es otro de los temas de gran interés para aquellos que realizan este tipo de cursos. En Estados Unidos, ofertan diferentes tipos de certificados que oscilan entre los 50 y los 250$, se ha comprado que los estudiantes que apuestan por este modelo de certificación consiguen terminar el curso en un 59% de las veces frente al 5% de la modalidad gratuita.

Lo que sí se puede confirmar es que, según Chuang, “estos cursos reflejan gran parte de los planes de estudios universitarios y nos sentimos en la necesidad de destacar en la diversidad de diseños, filosofías, audiencias y resultados del aprendizaje en nuestros análisis. ¿Cuál es el curso para ti? Depende, pero este tipo de investigaciones y estadísticas ayudan a los estudiantes a elegir el MOOC más importante o más adecuado para su formación”

En este estudio también han participado: Justin Reich, Jacob Whitehill, Joseph Williams, Glenn Lopez, John Hansen y Rebecca Petersen, de Harvard y Cody Coleman y Curtis Northcutt del MIT.

Fuente: http://newsoffice.mit.edu/2015/mit-harvard-study-moocs-0401

Más información sobre MOOCs en: Análisis y pautas para el diseño de MOOCs