Resumen de la temporada 4 de Masters of Sex

Descubre lo que ha dado de sí la cuarta temporada de Masters of Sex

Durante este segundo semestre de 2016 hemos podido disfrutar de la cuarta temporada de Masters of Sex, una de las series que emiten durante la temporada de verano y que, sin lugar a dudas, se está convirtiendo en una de mis favoritas.

masters-of-sex-temporada-4

Escribir una leyenda

Seguimos avanzando a través de los años y nos encontramos de nuevo con Virginia Johnson y Bill Masters haciendo sus avances en el campo de la sexualidad. Continúan con su clínica trabajando juntos y aparecen dos nuevos médicos, la pareja formada por Art y Nancy. Un matrimonio un tanto peculiar que ocultarán su condición a Johnson y Masters. Además, en la clínica seguirá trabajando Betty que continua al cuidado de su mujer Helen y del hijo que ambas esperan.

Fuera de la clínica, seguiremos los pasos de Libby Masters cuya evolución a lo largo de los años es más que palpable dándose cuenta que no tiene que estar atada a ningún hombre y que ella por sí misma puede ser feliz tras tantos años de mentiras. Es muy reveladora una escena entre Libby y Bill donde la primera le cuenta a Bill que a quien quiere es a Virginia y no a ella. Por fin y después de tantos años, Libby consigue ser libre, lucha por lo que quiere y se ha convertido en una mujer imparable.

Esta forma de actuar y de pensar que tiene Libby, contrasta con la de Gini que, a pesar de mostrarse como una mujer fuerte e independiente, es tremendamente frágil por dentro y necesita tener a un hombre a su lado. Por suerte, Bill está ahí para ella, como lo ha estado durante tantos años pero cuando todo parecía ser un final feliz para ambos, comienza a descubrirse la verdad.

Hacia mitad de temporada se incorpora el personaje de Guy (pronunciado “gui” y no “gai”) que se encuentra tocando el piano en una fiesta. A Betty DiMello no le pasa desapercibido que haya tocado dos veces “Don’t rain on my parade” en un corto periodo de tiempo y Guy confiesa que es homosexual.

Betty, es una de las grandes protagonistas de esta temporada ya que tiene que hacer frente al embarazo de su mujer, Helen y especialmente sobrellevar la relación con sus suegros que no aceptan a Betty como pareja de su hija y mucho menos como madre del bebé que esperan.

Como siempre, uno de los fuertes de esta magnífica serie son los diálogos y me gustaría destacar el siguiente que tiene lugar entre Art y Virginia:

Isn’t that true love? Someone who’ll kiss your bruises the same way he kisses your lips, who’s on your side, not when it’s easy, but when it’s damn near impossible, when you yourself don’t think you deserve it?“.

¿No es esto el amor verdadero? ¿Alguien que besa tus magalladuras de la misma manera que besa tus labios, alguien que está a tu lado, no cuando es fácil sino cuando es casi imposible, cuando tú mismo crees que no te lo mereces?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s