¿Por qué las mujeres no pueden ser grandes deportistas?

Descubre cuáles son las razones que evitan que las mujeres deportistas sean reconocidas en la sociedad

Desde un tiempo a esta parte, las mujeres deportistas reclaman y con toda la razón del mundo más apoyos, mayor seguimiento y dejar de ser acusadas de practicar un deporte más aburrido y menos espectacular que el masculino. De esta manera, ¿cómo puede una deportista ser convincente sin estar rodeada de controversia?

espnw-deportistas

Imagen: Josue Evilla; referencias: Getty Images/AP Photos (4)

Para ello, espnW se puso en contacto con 6 deportistas de éxito y un legendario entrenador de baloncesto femenino para que respondieran a determinadas preguntas relacionadas con el deporte femenino y la sociedad

Ramona Shelburne, redactora en ESPN y ex-jugadora de softball se pregunta “¿por qué las mujeres no pueden mostrar sus sentimientos y ser competitivas? ¿Por qué no podemos estar enfadadas o visiblemente decepcionadas cuando perdemos o no vemos nuestro nombres en los titulares?”

Julie Foudy, ex-jugadora de fútbol, “cree que aún tenemos dudas sobre mostrar lo increíbles que somos. Por supuesto no se trata de llevar literalmente una camiseta que lo ponga o andar diciéndola. Hay arrogancia y hay confianza. A nadie le gusta, independientemente del género, el exceso de confianza. Nosotras, las mujeres, somos terribles en demostrar nuestra grandeza. Siento que ahora, con 45 años, que estoy llegando a ese punto”.

Stacey Nuveman Deniz, jugadora de softball, destaca “no estar segura del concepto o de la expectativa que se tiene puesta en que las mujeres exitosas sean agradables. Creo que la expectativa es ser humilde. La humildad podría ser la cualidad más admirada en una mujer que tenga mucho éxito. Fui una deportista con mucho reconocimiento pero minimizar el éxito ha sido una de mis cualidades más grandes”.

Natasha Watley, jugadora de softball,  se va 8 años atrás cuando perdieron en los Juegos Olímpicos de Pekín la medalla de oro frente a Japón. “Todo el mundo me decía que debía estar orgullosa de haber conseguido la medalla de plata, no todo el mundo tiene la oportunidad de estar en unos Juegos Olímpicos. Lo entendía pero lo que quería decir era que os den a todos. No nos preparamos durante meses para ganar una medalla de plata. Parece que una deportista no está en la disposición de estar dolida al perder”.

Otra de las preguntas lanzadas por Shelburne fue: ¿Es posible para una deportista ser real, atrevida e interesante sin entrar en la oscuridad? ¿O se ve como algo negativo el querer llamar la atención?

Foudy declara que “he escuchado a mucha gente decir que las deportistas necesitan más antihéroes. No pudo estar más desacuerdo. No necesitamos antihéroes, necesitamos más mujeres con grandes personalidades. Necesitamos a gente que promocione esas personalidades. No necesitamos más episodios de violencia doméstica, de accidentes con conductores borrachos, no necesitamos negatividad. Necesitamos a mujeres que estén dispuestas a ser grandes, atrevidas y demuestren el interés periodístico que puede tener el ser una buena compañera y jugadora”.

Geno Auriemma, seleccionador nacional femenino de Estados Unidos y de UConn, se pregunta que “¿por qué las deportistas deben adaptarse al estándar impuesto por los deportistas? Con el fin de ser convincente, ¿hay que mostrarse agresivo, cometer un delito, llevar un arma o ser sancionado por el consumo de drogas? ¿Tom Brady no es competitivo? ¿Tim Duncan? ¿Mike Trout? ¿Por qué crees que la NFL está sancionando el comportamiento idiota? Pues porque no vende más. ¿Por qué las mujeres no pueden ser grandes deportistas?”.

Cat Zingano, luchadora de la UFC, comenta que “siempre se pregunta sobre la falta de “bombo” que he creado. Soy una de las luchadoras más entretenidas que hay hoy en día. También hay aficionados educados que aman y apoyan la evolución del deporte femenino. Pero parece que tienes que tener una historia, ser guapa y tener la habilidad de crear dramas para tener fans y estar bien pagada. 

Recientemente me comentaron que usara mis puntos fuertes ya que soy madre soltera y tengo una historia. Pero prefiero llevar pantalones y atarme el pelo en una coleta. Pero, para seguir avanzando en mi carrera, tengo que trabajar más duro. Solo quiero trabajar duro para mi deporte. Quiero que mis logros personales y mi ética de trabajo hablen por mí“.

Demus, destaca que “desde que era niña, mi objetivo era ser el mejor. Así era. No fue hasta que mi hice profesional cuando me dijeron que debía centrarme en mi marca y cómo llegar hasta el público.

Watley también apoya las palabras de Geno Auriemma: ¿Cuándo las mujeres serán elogiadas por ser simplemente deportistas fenomenales?

Auriemma sigue con su alegato y mantiene “que en el deporte de mujeres no se debe aspirar a ser como los hombres. Debemos trabajar muy duro para seguir mostrando por qué nuestro comportamiento es más aceptable y a largo plazo más atractivo para la próxima generación de fans”.

Esas palabras tanto de Auriemma como de Watley van en la línea de las que dijo Simone Biles tras arrasar en Río 2016 en la categoría de gimnasia. Mientras los medios la comparaban con la próxima Michael Phelps o Usain Bolt, ella dijo: “No soy la próxima Michael Phelps o Usain Bolt. Soy la primera Simone Biles

¿Cuál será el futuro del deporte femenino en 5 o 10 años?

Foudy tiene claro lo que no va a cambiar, “la atención que se presta al aspecto físico en lugar de al talento. Por mucho que lo veamos molesto, esta es la realidad de la sociedad y es bastante triste que siga existiendo”.

Zingano termina la entrevista declarando que “si fallo intentando hacer las cosas diferentes no pasa nada. Pero, ¿y si tengo éxito haciendo las cosas de manera diferente? Claro que sí”.

Fuente: http://www.espn.com/espnw/voices/article/17672927/we-need-another-hero

Anuncios

  1. Orofino33

    Pienso que las mujeres son grandes deportistas, ya que, de hecho, todos los logros en el deporte son compartidos a partes iguales por los deportistas masculinos y femeninos. Es decir, en el deporte hay historias de superación, de compromiso, de avance y de records, y es el esfuerzo de los deportistas, tanto masculinos como femeninos, el que hace que en el deporte se vayan consiguiendo cada vez mayores cotas, y, por tanto, desde mi punto de vista las mujeres son ya, de hecho ya lo eran desde hace mucho tiempo, desde hace tanto como desde que Wilma Rudolph, la gacela negra, y su historia de superación personal (por poner un ejemplo, que no es el único, y que tampoco importa mucho porque hay grandísimo deportistas que lo han sido sin tener detrás historias de autenticas dificultades)… bueno, lo que decía (que me he enrollado), las mujeres son grandes deportistas. La cuestión es que las mujeres no son un mercado de referencia para las publicaciones deportivas e incluso para el mismo deporte femenino en sí, y, por tanto, el segmento amplio de la población femenina que compra periódicos como, por poner varios ejemplos, La Vanguardia, El País, el ABC o el Faro de Vigo para informarse, o compra Elle, o Marie Claire o Cosmopolitan, e incluso el Superpop, no compra el Marca, el Mundo Deportivo o el Sports Illustrated. Es más, en lo que atañe a nuestro deporte, cuando hay una final olímpica de la Selección Femenina por el oro tampoco la ven, como tampoco ven la Liga Femenina. Pero si ven gimnasia rítmica o patinaje sobre hielo, donde hay varias deportistas encumbradas por los medios de comunicación por intereses publicitarios que son diametralmente opuestos a los intereses de quien sigue futbol femenino, baloncesto femenino, lacrosse o artes marciales femeninas.

    Amaya Valdemoro o Alba Torrens son deportistas, de ehcho grandes deportistas de este pais, pero su reconocimiento mediático es nulo. Tal vez un artículo en Elle España, cuya relacion con las veces en que pueden aparecer reportajes del embarazo de Helen Lindes con Rudy al lado, lo dice todo.

    ¿En 5 o 10 años como serán esos deportes femeninos representados por esas interlocutoras que hablan en la entrevista? Pues igual que ahora y no hay mas. Y eso me hace pensar que Geno Auriemma es un magnifico entrenador de baloncesto, pero está equivocado en su reflexión. Porque no se trata de que las deportistas se adapten al estándar de LOS deportistas, sino de que revistas como Elle, Cosmo, etc. incluyan reportajes habituales en sus revistas sobre deportistas alejados de los estándares de publicación, es decir, fitness, aerobic y poco mas, y la cosa cambiaria diametralmente. Es decir, puesto que el deporte femenino no ha conseguido nada tomando como referencia el deporte masculino debería mirar hacia otros puntos para situarse en el lugar que debe.

    Me gusta

    • elecapo87

      Está en nuestro adn como mujeres el ser luchadoras. Hoy en día, todavía tenemos que hace más méritos para ser igualmente reconocidas, en todos los aspectos de la sociedad (deporte, trabajo, tareas del hogar). Aún queda mucho por hacer pero sí es verdad que se van dando pasitos hacia la tan ansiada igualdad.

      En el caso del deporte, es más complicado que nos equiparemos a los hombres. Amaya Valdemoro lo dice siempre, no generan lo mismo a nivel de beneficios y a nivel de negocios un hombre y una mujer. ¿Cuál es el problema? Pues creo que todavía no se ha dado con la tecla. Creo que los medios de comunicación son los “grandes culpables” porque en esta sociedad si no estás en redes sociales o si no hablan de ti, no existes y eso es lo que pasa con el deporte femenino. Todos nos vestimos de las guerras de balonmano, de las guerreras de waterpolo, de Carolina Marín o de Garbiñe Muguruza cuando ganan. Pero, la carrera deportiva de una mujer es una gran carrera de fondo donde hay más obstáculos que saltar que reconocimientos y premios.

      A mí no me representa que cualquier deportista salga divina en la portada de Elle, Cosmopolitan o cualquiera que esté orientada hacia un público femenino. A mí me representa que esa deportista no hable de sus parejas o de la importancia que tiene su entrenador, que no entrenadorA, en sus resultados. Carolina Marín, Mireia Belmonte, las gimnastas, las baloncestitas, las futbolistas, han llegado hasta donde han llegado por su esfuerzo diario y por todo aquello a lo que han tenido que renunciar para convertirse en deportistas de élite y algunas de ellas en las mejores de su deporte. A mí me interesa que se cuente y se incida en todos los esfuerzos que han de hacer las mujeres para llegar a lo más alto a cambio de 20 segundos en un telediario.

      Para estas cosas el espejo donde hay que mirar es Estados Unidos. Mira la WNBA. Quizás no llenan noche tras noche los pabellones pero todas las jugadoras tienen una gran marca que les acompaña y les guía. Mientras aquí, pues hay una Liga Femenina cada vez más debilitada, donde solo unos cuantos manejan los hilos a su antojo.

      ¿Cómo será dentro de 5 o 10 años? Pues yo creo que la cosa seguirá igual. En España, se está impulsando mucho lo de Universo Mujer con vista al Mundial de baloncesto femenino de 2018, pero, ¿luego qué? Creo instituciones públicas y privadas deberían apostar un pelín más por el deporte femenino viéndolo como una inversión a largo plazo no algo que vaya a dar resultados en un par de meses.

      Y ya paro que como ves yo también me enrollo un montón.

      Gracias por pasarte y comentar 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s