El caso de Alzain Tareq: ¿Dónde está el límite?

Repasamos el caso de Alzain Tareq la nadadora más joven en la historia de unos Mundiales de Natación

Ayer, el mundo del deporte tenía la vista puesta en Alzain Tareq, participante en los Mundiales de Kazan de Natación en la categoría de 50 mariposa con la tierna edad de 10 años. Alzain Tareq consiguió el pasaporte a los Mundiales al ser la mejor nadadora de su país, Bahrein, en esa disciplina. La FINA (Federación Internacional de Natación) no determina la edad mínima para competir por lo que pudo participar aunque el COI establece los 14 años para poder participar.

Terminó su serie en 41,13 segundos, a 15 segundos de la nadadora más rápida, acabando en último lugar pero su objetivo no era ganar, era simplemente participar en los Mundiales y disfrutar. Además, prácticamente calcó su mejor tiempo ya que se quedó a tan solo una centésima. Una vez que salió del agua, estuvo atendiendo a los medios durante más de media hora bajo la supervisión de su entrenador y de personal de la FINA.

Muchos medios de comunicación, entre ellos Marca, se echan las manos a la cabeza por la precocidad de este niña cuando, en su periódico (hablo del Marca) cada poco sacan vídeos de niños que no levantan dos palmos del suelo llamándoles el nuevo Messi, el nuevo Cristiano, el nuevo Michael Jordan…

Nadia Comaneci, comenzó a competir a nivel nacional con tan solo 9 años, a las 13 consiguió tres oros en los Europeos y con 14 años se consagró como mejor gimnasta de la historia al conseguir una nota final de 10. Sé que el ejemplo de las gimnastas no es muy adecuado porque quizás sean las deportistas más jóvenes en competir pero nadie se escandaliza porque con 13 ó 14 años sacrifiquen toda su infancia y adolescencia por una carrera profesional bastante corta, en la mayoría de los casos.

Y en baloncesto, sin salir de España, tenemos el caso de Ricky Rubio e Iris Junio que debutaron en la máxima competición nacional, ACB y Liga Femenina respectivamente con tan solo 14 años.

Pero, volviendo al caso de la pequeña Alzain Tareq, ella ha llegado tras haber registrado el mejor tiempo de todas las nadadoras de su país, ¿es para echarse las manos a la cabeza? Si la normativa lo permite, ¿por qué está mal? Más flagrante me parece el caso de Eric Moussambani que hizo el ridículo en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 (¡Juegos Olímpicos!) nadando el 100 estilos en un lamentable 1:52:72 a un minuto del récord del mundo.

A mí no me parece algo que esté fuera de lugar. La precocidad en otros deportes y en otros aspectos sí está bien vista, ¿por qué tanto revuelo con ésto? Esta cría va a servir de ejemplo a otros chavales que van a creer que sí se puede, que se puede conseguir lo que se propongan con trabajo y esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s