La última batalla de la temporada

Domingo, 6 de abril a las 11:45. Final de la liga de baloncesto. Nosotras estamos en ella tras haber quedado primeras del grupo de los domingos y nos enfrentamos a las campeonas de los sábados.

La liga, nuestra liga, ha ido mejor de lo que pensábamos. Esta temporada, hemos tenido una plantilla corta, excesivamente corta. Comenzamos la temporada siendo 9 jugadoras pero, a finales de noviembre una de las compañeros decidió darse de baja por motivos personales, nos quedamos 8 de las cuales 2, apenas han jugado por tener diferentes compromisos los domingos siendo incompatibles sus actividades con los horarios de los partidos. Prácticamente se puede decir que hemos jugado toda la temporada 6-7 personas. Hubo un partido en el que éramos 4 a falta de un minuto para comenzar y justo en el momento en que la árbitro pitaba el inicio de encuentro apareció como caída del cielo, el partido lo ganamos al igual que hemos ganado 13 de los 14 partidos disputados, once de ellos de manera consecutiva.

Hemos cuajado una excelente temporada, siendo el equipo más anotador con un promedio de 44,85 puntos y siendo el mejor equipo defensivo encajando tan solo 23,28 puntos, todo ello jugando 4 cuartos de 12 minutos a tiempo corrido a excepción del último minuto del último cuarto. Nuestro tope anotador han sido 95 puntos, nos quedamos a tan solo 5 de llegar a 100 y nuestra peor anotación fue en el partido que perdimos donde tan solo anotamos 22 puntos.

A nivel individual, ha sido un buen año, un excelente año. Me he encontrado muy a gusto jugando, promediando 12,07 puntos en trece partidos disputados (hubo uno que no jugamos porque las rivales tan solo presentaron 4 fichas), llegando a mi tope anotador con 38 puntos, 18 conseguidos en el último cuarto y anotando en ese mismo partido 6 triples siendo mi récord personal. Nunca antes había metido 6 triples, el máximo estaba en 5 que he conseguido 3 ó 4 veces.

Físicamente me he encontrado bien, el combinar fútbol y baloncesto, me ha ayudado a llegar a un estado de forma más o menos aceptable pero a nivel físico he ido arrastrando diferentes molestias: un tirón en el cuadríceps, torceduras de tobillo y sobre todo problemas en los dedos, molestias en el dedo anular de la mano derecha ya solucionados y una capsulitis en el pulgar de la mano izquierda que llevo arrastrando desde el pasado diciembre. Ambas lesiones, fruto del fútbol y de ser la portera. La rodilla, curiosamente no me ha dado ningún problema, de hecho, me he encontrado esta temporada como nunca. Hacía años que no me divertía tanto, que no me lo pasaba tan bien jugando, me he vuelto a reencontrar con el baloncesto y no puedo estar más contenta, además, los resultados han acompañado, ¿qué más puedo pedir?

Pues, puesta a pedir, me encantaría ganar el domingo. ¿Por qué? Pues porque en 20 años que llevo jugando a este deporte, apenas he jugado finales importantes (finales de torneo he jugado muchas :P) y mi balance de finales está en un 1-1. Una derrota en la primera final que jugué cuando era benjamín de 2º año la cual perdimos por tan solo un punto, se jugaba a doble vuelta y perdimos por el basket average y una final de liga ganada siendo cadete de primer año que nos dio el Campeonato de Madrid y el acceso junto al equipo rival al Campeonato de España, en el cual quedamos terceras. Desde entonces, desde aquel lejano 2002 no he vuelto a jugar otra final.

Ha llovido mucho desde entonces, desde que soy sénior, he pasado por 4 equipos, 3 de ellos de categoría municipal y el restante en 2ª autonómica y en este tiempo he echado de menos las dinámicas de entrenamientos dos, tres veces semanales, el jugar en Mordor a las 9 de la mañana un domingo y, sinceramente lo sigo echando de menos. Pero, lo que nunca he dejado de sentir es el cosquilleo y los pequeños nervios en el salto inicial. Quizás en el tiempo que llevo jugando mi bagaje de victorias-derrotas sea negativo, quizás haya perdido más partidos de los que he ganado, he sufrido mucho con este deporte pero me ha dado mucho, muchísimo y espero que me lo siga dando durante mucho más tiempo.

El domingo a las 11:45, se libra la última batalla de la temporada. La batalla que decidirá qué equipo es campeón y de la cual esperamos salir victoriosas.

“Es que me encanta jugar a baloncesto […], soy feliz, quiero entrenar, quiero jugar y quiero seguir disfrutando.

Amaya Valdemoro – Pasión por jugar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s