New York Trip (20-25 September).Primer Iberia Social Flight

Que soy una tía afortunada lo tengo claro. Afortunada en muchos sentidos y especialmente en los más importantes, que tengo una flor en culo es otro cantar.

Con este, ha sido el segundo gran viaje que me ha tocado hacer, casi, casi de manera gratuita. El primero, fue en 2010 cuando tuve la gran suerte y oportunidad de estar en Sudáfrica viendo la final del Mundial en el Soccer City, de ver el gol de Iniesta en vivo y en directo, de disfrutar de una habitación de hotel de 600€ durante varias noches, de conducir un F1 en el circuito de Kyalami, de ver Pretoria y Johannesburgo, de ir en un jet a la reserva de Marataba y de hacer un safari subida en un Jeep, además de tener un tratamiento prácticamente VIP durante los días que estuve en el país.

El pasado 30 de julio, Iberia puso en marcha una iniciativa llamada Social Flight, en la cual cada usuario pujaba por el precio de uno o dos billetes a Nueva York, la pujaba era de 0 a 600€ pudiendo elegir el precio, yo aposté por 450 para tener algún tipo de posibilidad real de ir. A los pocos días me llamaron desde Iberia para comunicarme que mi puja había sido elegida y que si aceptaba las condiciones, evidentemente dije que sí y nos embarcamos a la búsqueda de hotel, a planificar el viaje, las cosas que queríamos ver, las indispensables, las prescindibles, …

Con todo hecho, Hotel Milford Plaza, a cinco minutos de Times Square, en la Octava Avenida con la Calle 44, muy cerca también de la Estación de Autobuses, con los traslados del JFK al hotel contratados y con la New York Pass en la mano nos embarcamos en el avión. Nada más entrar y como ya había advertido Iberia por correo electrónico, nos encontramos las primeras sorpresas, en nuestros asientos ya asignados, teníamos una bolsa con una manta, una almohada y un pequeño neceser con un antifaz, unos calcetines, unas gomas de pelo, un peine, un cepillo y pasta dientes, además, teníamos una revista con la portada personalizada con la foto que previamente habíamos enviado.

Comenzaba el vuelo y no paraban las sorpresas, un cumpleaños y una pedida de mano a diez mil metros de altura. Para celebrarlo, se abrieron unas botellas de cava y comimos unas chocolatinas, no era tarta, pero estaban igual de buenas. Tras seis horas largas de viaje se vislumbraban las luces de la gran manzana, aterrizamos pero no teníamos disponible aparcamiento por lo que estuvimos esperando cerca de 20 minutos dentro del avión a que estuviera algún hangar disponible. Ya conseguimos salir del avión y poner los pies en territorio americano. Tocaba pasar el control de pasaporte, solicitaban las huellas dactilares, hicieron una foto y preguntas del tipo si estabas allí por vacaciones, el coste del hotel y cuántos días ibas a estar. Ya con eso pasamos al siguiente control donde había que entregar la declaración de no llevar comida, animales, el alojamiento, si estás acompañado de algún familiar…

Tras pasar el control, tocaba recoger la maleta, con eso no hubo mayor problema. El problema vino con lo que denominan shuttle que son lanzaderas que llevan a los diferentes hoteles. El servicio lo teníamos contratado con Go airlink. Primero había que llamar desde la propia terminal con los teléfonos disponibles para pedirlo con suerte, con mucha suerte, podría tocarte un operador que hablara español pero no era lo común. Una vez solicitado, tuvimos que esperar cerca de una hora para que llegara el dichoso minibús a recogernos. Ya subidas en el minibús, el conductor nos dio una vuelta por todas y cada una de las terminales del aeropuerto y estuvimos otra hora dando vueltas. Por fin, empezamos a ver Nueva York de noche y llegamos al hotel a eso de las 00:30 tras haber aterrizado sobre las 21:00.

Ya instalados, decidimos bajar a dar una vuelta y acercarnos hasta Times Square. Nueva York, tiene muchas cualidades, una de ellas es que estamos tan acostumbrados a verla en series, en películas, en fotos, en televisión y efectivamente es tal y como aparece. Otro gran punto a favor es la disposición de sus calles. Las avenidas y las calles. Las avenidas atraviesan la ciudad de sur a norte y las calles de oeste a este, comenzando la numeración de las avenidas desde el este al oeste y las calles de sur a norte. Tras el primer vistazo a la ciudad, paramos en el Mcdonald’s a comprar algo de cena, en concreto, 9 cookies que nos costaron 3$.

Subimos a la habitación ya con la mente puesta en el día siguiente. El cambio de horario nos pasó factura y tras habernos acostado cerca de las 2 de la mañana a las 6:30 estábamos ya todos en pie para afrontar el primer día en la Gran Manzana. Bajamos a desayunar al Starbucks de al lado del hotel y tras coger fuerzas, ponernos al día con la familia (bendito free wi-fi) comenzamos a caminar. Sí, a caminar. Si algo hemos hecho durante estos días ha sido caminar, caminar y caminar. Así que cogimos la Fifth Avenue hasta llegar a Central Park, no sin antes parar en los almacenes de jueguetes FAO. Llegamos justo a la hora de apertura y nos recibieron los trabajadores con aplausos haciendo un pasillo. También aprovechamos para entrar en la tienda Apple y echar una ojeada.

Anduvimos por Central Park y tomamos la salida hacia el Museo de Historia Natural para saber dónde quedaba. Ya una vez fuera, continuamos hasta Columbus Circle donde paramos a comer en el Applejack’s Diner. Tanto los sábados como los domingos ofertan brunch por 13$ que incluye la bebida que es de refill, un plato y un postre. El resto de la carta es bastante variada, hay ensaladas, hamburguesas, pasta, sándwiches… Tras reponer fuerzas, bajamos Broadway haciendo las primeras compras neoyorquinas. Llegamos al hotel a las 18:30 completamente reventados, de hecho, bajar a por la cena (Gourmet New York) fue todo un hito…xD

Al día siguiente, domingo, comenzamos a darle uso a la New York Pass. La primera parada fue el Empire State y sus impresionantes vistas desde el piso 86.

empire state building

Tras deleitarnos con las impresionantes vistas, decidimos cambiar de lugar. Cogimos la Quinta Avenida y llegamos hasta el American Museum of Natural History. Un museo realmente impresionante que cuenta la evolución de la Historia desde los dinosaurios hasta la actualidad pasando por todas las épocas y todos las civilizaciones.

american museum of natural history

Tras más de dos horas de visita en el museo, pusimos rumbo a la última parada del día. El Madame Tussauds, el museo de cera por excelencia. En la entrada, aguardaban entre otros Morgan Freeman. Las figuras tienen un parecido increíble con los modelos reales, tienen una impresionante grado de precisión, de hecho, muchos de ellos, parecen de verdad.

spice girls - madame tussaud. NY

El día siguiente comenzaba temprano ya que pusimos rumbo a Battery Park para coger el ferry a Ellis Island y ver la Estatua de la Libertad. De todo lo que he visto, quizás, esto haya sido lo que más me haya decepcionado. Me esperaba algo diferente, más espectacular. Tras la visita a la isla, cogimos el ferry de vuelta y nos acercamos hasta el 9/11 Memorial, el memorial a las víctimas de los atentados del 11-S.

9/11 Memorial

Desde el Memorial nos fuimos al otro lado de la isla hasta llegar al puente de Brooklyn que, desgraciadamente, estaba en obras. Subimos hasta los primeros arcos, hicimos las fotos de rigor y continuamos con nuestra particular caminata. De nuevo, volvimos a subir y llegamos hasta el Rockefeller Center donde aprovechamos para subir al Top of the Rock y ver las vistas desde el piso 67 con una panorámica de 360º más lucida gracias a que era de noche.

Tanto el martes como el miércoles aprovechamos para hacer las últimas compras. Fuimos hasta el Madison Square Garden en busca de camisetas de la WNBA pero no tuvimos suerte. De hecho, en la NBA Store tampoco tenían nada. Eso me decepcionó bastante. Seguimos andando por la calle hasta llegar a la sede las Naciones Unidos pero estaba cerrado el acceso ya que estos días está habiendo cumbre y por seguridad no se podía pasar.

Han sido cinco días inolvidables. Gracias a #IberiaSocialFlight por haber hecho de este viaje algo completamente especial.

PD: Puedes encontrar más fotos en mi Instagram y también en Facebook 😉

PD2: Si has leído hasta aquí, enhorabuena 😛

Anuncios

  1. Pingback: De nuevo en el barco!! | Intentando dejar huella...
  2. Pingback: ¿Qué pasa cuándo juntas las canciones Roar y Brave? | Intentando dejar huella...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s