Recuerdos…

…que me estiran la coleta y pinta mi boca de negro las noches… (Muy, muy lejos – Vaivencida)

El otro día haciendo limpieza en mis cosas, me encontré con fotos de cuando iba al colegio y de cartas. Muchas de las fotos acabaron en la basura porque me parece un poco absurdo el mantener vivo los recuerdos de una época en la que no fui nada feliz donde convivía con personas que intentaban hacerme la vida un poco más complicada de lo que ya de por sí es.

Cuando eres joven (parezco una abuelilla) no te das cuenta de la realidad pero con el paso de los años y reflexionando me dí cuenta que lo que pasaba, lo que me pasaba en el colegio era lo que hoy se denomina acoso y que está suponiendo una auténtica lacra en la actualidad. Todas o la gran mayoría de personas que conozco, guardan un excelente recuerdo de su época en el colegio e instituto, guardan las amistades y siguen en contacto. En cambio, cuando acabé y salí del colegio supe que era el fin de una etapa, el punto final de un periodo y el comienzo de otro que a la larga está siendo infinitamente mejor.

Quiero dejar claro que yo no sufrí vejaciones como las que se asocian cuando se habla de acoso, no, ni mucho menos, tan solo, algunos insultos y sobre todo el desprecio y la indiferencia por parte de un reducido número de personas que iban conmigo a clase (ni tan siquiera merecen llamarse compañeros). Se aprende a convivir con ello, pero el día a día y el acudir y remitirse siempre a lo mismo al fin provoca que esas palabras pasen desapercibidas pero a lo larga acaban minando la personalidad.

A finales de junio, crearon un grupo de whatsapp para organizar un encuentro los que habíamos ido a la misma clase 5 años después. Esa misma gente que, cuando me ve por la calle no saluda, esa misma gente que durante años me hizo daño, esa misma gente que me agrega y elimina de Facebook cada dos por tres… Evidentemente dije que no, por todo lo anterior y por mis principios. Además, sé de la gente que quiero saber y con eso me vale.

Pero, repito, no todo fue malo. Al contrario, los dos últimos años, especialmente 1º Bachiller fue excelente. Los compañeros con los que apenas había compartido momentos por haber estado en diferentes clases eran increíbles. Quizás fuera porque éramos más mayores pero nunca me había sentido tan a gusto como ese año con la gran mayoría de compañeros. De hecho, fui una de las pocas personas que decidió no ir de viaje de fin de curso/fin de colegio porque no me sentía parte integrada e importante de un grupo y cuando empezaron a jugar en qué habitación iba a dormir y con quién decidí no ir.

Además de las fotos que encontré correspondiente a esa época, encontré cartas, muchas cartas, algunas de ellas terminé rompiéndolas y tirándolas porque es absurdo mantener vivo el recuerdo de aquella gente que ahora mismo no forma parte de mí pero, también me encontré con cartas de una persona que, con el paso del tiempo, llegó a convertirse en alguien imprescindible, nunca nos llegamos a conocer en persona pero hablamos por messenger, por teléfono y nos escribíamos cartas. No recuerdo cuál fue la razón de dejar de hablar, imagino que cualquier discusión tonta, bueno en realidad no tan tonta,  pero la vida decidió que cada una fuéramos por caminos diferentes y no hemos vuelto a tener ningún tipo de contacto. Pero, inevitablemente, al leer las cartas vinieron a mi cabeza todos los momentos y todas las conversaciones que tuvimos y me aventuré a buscar en internet y dí con su Facebook. Estuve pensando si en escribir o  no un mensaje y al final lo dejé pasar pero la duda sigue estando en mi cabeza, quiero saber qué tal está, cómo le va pero no sé qué tal lo aceptará, ¿tú qué harías en esta situación?

Anuncios

  1. La_Mery1985

    Entiendo perfectamente a lo que te refieres con lo que pasaste en el colegio e instituto, a mi me pasaron cosas similares. Ahora cuando me encuentro con alguno de ellos por la calle, yo soy capaz de ir con la cabeza bien alta y mirarles a la cara, pero ellos directamente la agachan. Es una época que nos tocó pasar y ha hecho de nosotras lo qué somos hoy, son recuerdos dolorosos y que es mejor no hacerlos mucho caso.

    Con respecto a lo de tu amiga, yo le hablaría por facebook, le mandaría un mensaje, al fin y al cabo, ¿qué puedes perder? 🙂

    Me gusta

    • elecapo87

      Imagino que todos hemos tenido nuestros problemas en el colegio pero como bien dices son ellos los que no tienen el valor de mirarnos a la cara… Más que dolorosos son recuerdos desagradables porque nadie, absolutamente nadie debe pasar por ello pero el tiempo pone a cada uno en su lugar (cada vez estoy más convencida de esa frase).

      Sí, creo que escribir es lo mejor que puedo hacer… Hace falta tomar el valor y saber qué poner 😉

      ¡Gracias, como siempre, por pasarte y comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s