Ni un insulto más: campaña contra la violencia en el baloncesto de formación.

Esa es la campaña recogida en la plataforma change.org para recoger firmas y hacérsela llegar al presidente de la Federación Baloncesto Madrileña, Juan Manuel Martín Caño, tras los desagradables acontecimientos ocurridos hace unas semanas en el encuentro que enfrentaba a San Agustín de Guadalix contra el Cadete C de Estudiantes.

En la crónica publicada en la página web del Club, Raúl Moreno, entrenador del Cadete C, explica el ambiente vivido en la cancha de la localidad madrileña y es completamente vergonzoso el compartimiento de algunos energúmenos que no se dan cuenta que esto es simplemente deporte, que los críos, los chavales juegan porque les gusta y que nosotros, entrenadores, estamos para formarles y educarles a través de los fantásticos y maravilloso valores que transmite el baloncesto. Labor que muchas veces queda desautorizada y en segundo plano por comportamientos como éstos, donde tuvo que intervenir incluso la policía ante la magnitud de la situación, con punteros láser, insultos y comportamientos racistas…

Entiendo que hay partidos que son más calientes, en los que los nervios están a flor de piel pero nada, absolutamente nada, justifica que haya insultos o comportamientos antideportivos como los de estos padres. ¿Qué valores están transmitiendo a sus hijos si se comportan así? Desde luego, ninguno positivo. Al contrario, están justificando la violencia ante sus propios hijos.

Como jugadora, me ha tocado vivir situaciones parecidas, sin llegar a tanto nivel de violencia porque al fin y al cabo somos chicas y los padres no se suelen exaltar tanto como con los chicos. Era alevín de segundo año, no ha llovido nada desde entonces, y jugábamos fuera, en el pabellón de San Blas. Partido igualado, con toda la grada gritándonos y abucheándonos cada vez que cogíamos el balón y el entrenador de las otras completamente loco. Tal fue su locura que le pegó una patada al banquillo y el árbitro, consecuentemente, le pitó técnica y me tocó tirar a mí los tiros libres. Recuerdo perfectamente estar en la línea de tiros libres y la grada, dando patadas en el suelo y abucheando, me temblaba todo el cuerpo ante tal situación, nunca me he puesto tan nerviosa en un partido como en esos tiros libres en los que las piernas no me respondían. Repito, alevines de segundo año, es decir, 11-12 años. ¿Lo mejor de todo? Que a pesar de todo, ganamos el partido.

Energúmenos hay en todos lados y quizás en el mundo del deporte haya más, por eso mismo, se debe atajar a toda esta gentuza que lo único que hace es empañar los fines de semana que los chavales esperan con tanta ansiedad y emoción y en el que los protagonistas deben ser los jugadores no los padres.

Por eso te invito a que firmes la petición en change.org, no tardarás más de dos minutos,  porque este es “un problema real que está afectando a lo más importante, la formación como personas de nuestros niños/as y jóvenes a través del deporte, independientemente del grado de competición y categoría de los equipos. Todos los agentes que intervenimos debemos dar a nuestros hijos y a los de los demás un ejemplo exquisito. No se puede seguir permitiendo desde ninguno de los estamentos y personas implicadas que se sigan produciendo insultos, amenazas, y que además, no siempre sean ni denunciados ni atendidos con la responsabilidad que el propio Reglamento exige.

Es por ello por lo que solicitamos al Presidente, que sin miedo y de forma urgente, emprenda una campaña de concienciación y de asunción de responsabilidades de todos los clubes, árbitros y mesas, padres y afición en general para que entre todos erradiquemos de nuestras canchas cualquier atisbo de violencia y/o comportamientos impropios. Todos podemos contribuir a cambiar y mejorar y la Federación debe ser la vía natural para que la información nos llegue a todos.”

https://www.change.org/es/peticiones/presidente-federaci%C3%B3n-baloncesto-madrid-ni-un-insulto-m%C3%A1s-campa%C3%B1a-contra-la-violencia-en-el-baloncesto-de-formaci%C3%B3n#share

Anuncios

  1. Javier Fresneda

    Desde Ni un insulto más! Gracias por el apoyo!
    Porque todos merecemos disfrutar con el deporte y sobre todo los que juegan.
    No puede ser que niñas de 11 años, como tu ejemplo o como el de una niña de un equipo de nuestro club, tenga que aguantar los aullidos de una grada cuando lanzas un tiro libre o los insultos de otra jugadora de la misma edad con las risas de sus padres o el consentimiento de su entrenador y esto ha sucedido este mismo fin de semana y en un colegio católico!

    Me gusta

  2. JOSÉ R. MENDEZ LÓPEZ

    Totalmente de acuerdo con la iniciativa de “ni un insulto más”. Lo que pretendemos, los padres al llevar a nuestros hijos a nuestro querido baloncesto, es que pasen ese “tránsito” de la infancia-adolescencia-juventud-madurez, dentro de un ambiente sano, libre de presiones y de individuos que con sus frustraciones intoxican el ambiente desde las gradas.

    Enhorabuena y todo mi apoyo.

    Padre del cadete A de Basket Villalba, que se crió en el magnífico ambiente del Ramiro de los años 70 , que tiene ese el marchamo del Estu que sólo se explica con la vivencia de aquella época

    Me gusta

  3. Pingback: Presentación de la selección femenina | Baloncesto femenino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s