Documental Catfish – Identidades falsas en la red

Parte de mi trabajo para Generación Net está inspirado en el programa de tv que emite la MTV llamado Catfish: Mentiras en la red. Este programa está basado en la propia experiencia del presentador Nev Schulman que reflejó la relación que tenía con Megan, hermana de Abby. A este documental, le llamó Catfish.

El largometraje cuenta con la ayuda de dos amigos del protagonista, Nev. Nev es un fotógrafo que vive en Nueva York y tras la publicación de una foto suya en el periódico entra en contacto con Abby. Abby es una niña de 8 años que vive en Michigan y a la cual le encanta la pintura. La pequeña se quedó entusiasmada de la foto de Nev y decidió pintarla y mandársela al fotógrafo. Poco a poco, la relación con Abby y su familia se va estrechando y forman “la familia Facebook” como los denomina Nev ya que todos están conectados a través de esta red social.

Poco a poco, Nev, comienza a hablar con una de las hermanas de Abby, llamada Megan y parece que surge el amor. Ambos, hablan a diario a través de internet y de whatsapp, hablan por teléfono… Pasa el tiempo y los protagonistas tienen que cubrir un evento de danza en Vail (Denver), un lugar relativamente cercano a Michigan por lo que avisan a Megan para intentar concertar una cita y “desvirtualizarse”.

Megan, la hermana de Abby, tiene una cuenta en myspace donde sube las canciones interpretadas con parte de su familia pero, de repente, descubren que tales canciones no son suyas sino de otras personas. Una vez descubierto el engaño, le piden explicaciones a Megan pero ella decide que son “covers”, es decir,  versiones y que por eso ambas suenan de manera parecida. Además de destapar este engaño, deciden rastrear la identidad de Abby y descubren que no existe nada acerca de ella, a pesar de que Angela, la madre, le cuenta a Nev y sus amigos que sus pinturas han sido expuestas en galerías y algunas de ellas han sido compradas por un elevado precio. El fotógrafo comienza a desconfiar y se da cuenta de que todo comienza a ser un cúmulo de mentiras y decide acercarse hasta Gladstone, ciudad donde reside Megan y descubre una nueva mentira… Megan no vive allí.

Ya en el hotel, Nev, a modo de venganza o cuestionándose la relación de nuevo, comienza  a leer los mensajes subidos de tono que ambos se mandaban. A la mañana siguiente se dirigen a Ishpeming, la ciudad donde reside toda la familia. Al llegar, confirman que la galería realmente no existe. Salen del coche y se acercan hasta la casa y todo comienza a desmoronarse pero no es hasta cuando conocen a Abby, mejor dicho, cuando la amiga de Abby confiesa que no pinta mucho pero que sí lo hace la madre, cosa que ratifica Abby con un: “¡¡Me estás confundiendo!!”. Al ser preguntada por Megan, la pequeña dice que hace mucho que no se ven, que no sabe donde vive y que ni se acuerda de cómo es…

El castillo de naipes construidos sobre mentiras cae y Nev está seguro de que Ángela, la madre de Abby, es la voz de Megan y que, además, está enamorada de él. De vuelta al coche, los chicos comienzan a elaborar la teoría de Megan y todos coinciden en que es Ángela, que ha cogido las fotos de internet, de una modelo y que ha creado una red de amigos, de falsos amigos para darle validez a ese falso perfil. En la noche, Nev, recibe varios mensajes de Meg diciendo que han tenido que ir al sur para comenzar un tratamiento de rehabilitación, por lo que los chicos deciden confrontar toda la información con Ángela ya que están cansados de tantas y tantas mentiras. Ángela saca a relucir todos la red de perfiles falsos que había creado utilizando a gente del pueblo, así había hermanos, amigos y primos de Megan. Mientras, la madre de Abby, dibuja a Nev comienza  a contar su historia con Vince, su actual marido, y el cuidado y relación que tienen con los hijos de éste, los gemelos discapacitados.

Es muy fácil crear un perfil falso en la red, coger las fotos que haya por los buscadores y crear todo un mundo de relaciones basado en una gran mentira, pero, ¿somos conscientes del alcance y la magnitud que puede llegar a tener? ¿Somos capaces de manejar una mentira durante tanto tiempo sin ningún paso en falso? ¿Merece la pena? ¿Por qué lo hacemos? ¿No somos felices en la vida real y recurrimos a la virtual para alcanzar aquello que deseamos?

Anuncios

  1. Pingback: Documental Catfish - Identidades falsas en la red | Social Media - Redes Sociales | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s