Es posible…

… en baloncesto todo es posible. Es una frase que se dice mucho pero es una auténtica realidad, hasta el término de los cuarenta minutos ningún equipo puede dar ni por perdido ni por ganado un encuentro.

Hoy, hemos vuelto a jugar tras el parón del fin de semana pasado por el puente de la Almudena. El partido anterior lo ganamos gracias a una canasta en el último segundo en un encuentro que tuvimos dominado desde el principio pero una pájara nos llevó a intentar una jugada a la desesperada por empatar y la pelota entró. La prórroga no tuvo mucho historia porque entramos en una dinámica positiva tras ir a remolque y pudimos culminar la remontada con una victoria que al final fue por 3 puntos, 47-50.

El partido de hoy, era contra unas chicas senior de primer año, muy bien ordenadas especialmente en ataque y no tanto en defensa. Su apuesta era clara, defensa presionante (bastante floja) tras canasta y defensa individual durante los primeros minutos para plantarse luego en una zona 2-3 y en el ataque marcando jugadas todo el rato e intentando correr lo máximo posible

Nosotras muchos problemas para anotar, aún en posiciones fáciles, un balance defensivo prácticamente inexistente lo que provocaba que las contrarias jugaran a sus anchas. Tras el descanso apostamos por una defensa zonal 3-2, en lugar de la 2-3 habitual y tras un cuarto donde observar cómo atacaban la zona nos ponemos en marcha para cerrar los bloqueos y los pases ya que las chicas jugaban de memoria.

Entramos en la recta final del encuentro con una desventaja de 5 puntos, comenzamos a remontar y a falta de 45 segundos, nos vamos a la línea del 4,60 con uno abajo. Un tiro libre dentro y el otro fuera. Empate. Pérdida de balón del equipo contrario, comenzamos a montar el ataque, pases, tranquilidad, el balón me llega, estoy a unos 9 metros de canasta. Un bote, me cuadro y tiro desde 8 metros, el balón vuela y la canasta entra limpia. 3 arriba, 33-36. Ellas atacan, no piden tiempo muerto, robamos el balón, ataque pausado, mantenemos la bola y el partido se acaba con una victoria que no merecemos.

Llevo jugando a baloncesto 17 años y hoy ha sido la primera vez que un partido se gana gracias a una canasta mía y eso que mi partido ha sido más que lamentable. En muchas ocasiones he tenido el tiro de la victoria o de la derrota y lo he fallado pero hoy, hoy ha entrado y la alegría ha sido infinita ya no solo por la canasta sino porque ha servido para ganar.

Toca seguir trabajando para pulir todos esos pequeños fallos que tenemos y sobre todo ser más constantes en el juego, evitar que partidos que tenemos dominados se vayan a pique y terminamos perdiendo. Aún sí contamos todos los partidos con victorias excepto una derrota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s