Hace unas semanas…

 

… publiqué esto:

“Yo no te dejo marchar porque me muero de frío,

porque ¿qué hago yo sin ti, en medio de tanto lío?

Porque te me rompes dentro, porque hay cosas sin repuesto.

Yo no te dejo marchar salvo que tú quieras irte,

cuélgame el “no molestar”, si te vas sin despedirte.

[…]

Yo no te dejo marchar, porque ni quiero, ni puedo perderte,

porque ¿qué hago yo sin ti, en medio de tanta gente?”

Ahora, tras el paso de los días, me doy cuenta que estas palabras, estas letras, sí, tienen un destinatario, que me hace feliz, que me hace sentir, que hace que todo sea más fácil, que está en mí… 🙂

 

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s