Olor…

 

… eso fue lo primero que me pasó ayer al entrar en casa de mis abuelos. La casa lleva casi 5 años cerrada, tras el fallecimiento de mi abuelo, mi abuela, se fue a vivir a la urbanización de mis tíos y hace un año que murió.

Como es lógico, la casa donde vivían, ha estado cerrada todo este tiempo, pero el olor sigue siendo el mismo y los recuerdos se amontan unos tras otros, la de veces que he jugado con mis hermanos, con mi tía y con mis primas por el larguísimo pasillo, la de horas pasadas dibujando en ese despacho lleno de historias, lleno de libros, la de charlas trascendentales escuchadas y vividas en el salón, los bocadillos de chorizo de Zamora, del rico, que nos hacía mi abuelo, con el pan bien mojadito en aceite, mmmm, ¡¡qué ricos estaban!! Y todos esos recuerdos se amontan y saltan, en cada resquicio de esa casa.

Y todo ello, nada más entrar por la puerta y recibir ese olor. Curioso que el aroma traiga tantos recuerdos a la cabeza…

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s