Te escribo con…

 

cada lágrima, con cada esquina de mi piel callada… * (clicka en el enlace para escuchar la música al leer la entrada)

No aguanto más esta situación, he llegado al límite de tanta tontería y tanto reproche injusto, no me lo merezco, he aguantado muchas cosas, pero ya no estoy dispuesta a hacerlo más, porque no estoy atada a nada y mucho menos a tí, con todo lo que ha pasado entre tú y yo, mi tiempo en el que eras mi todo… Se acabó… Hace mucho…

Creo que no me merezo esto, no porque sea yo, pero después de todo creo que he sabido estar siempre a la altura de las circunstancias y no tienes ni idea de todo lo que he sufrido contigo y con la situación en la que estaba envuelta. Al principio, me costó mucho aceptar que se había acabado, le daba vueltas y vueltas al asunto, apenas podía dormir y aunque trataras de justificarlo, ésto se había acabado porque te habías enamorado de otra persona…Un día era tu todo y otro día no era absolutamente nada y eso cuesta aceptarlo tras casi dos años de relación.

Quizás, me vi sobrepasada por toda la situación y mi actitud no fue la más correcta, lo acepto, pero lo que más me duele es que ya no te acuerdes o no quieras acordarte de las cosas que hacíamos, ahí queda patente lo mucho (o lo poco) que te importé.

No te lo echo en cara, jamás te he echado nada en cara, absolutamente nada pero eso ya se acabó, la situación para mí se está volviendo insostenible, yo no puedo con todo. Tengo compromisos adquiridos como son mi labor como entrenadora, como jugadora y como opositora y no voy a renunciar a ello, ¿por qué? Porque ya es tarde.

Tarde, para que vuelva a ser tu centro… Tarde, porque quiero conocer gente… Tarde, porque mi vida ya no gira en torno a tí… Tarde, porque quiero poder despegar, poder volar… Tarde…

Sabes, perfectamente que no estoy bien  y sigues pinchando, metiendo el dedo en la llaga, haciéndo saltar, ¿quieres eso? Ahí lo tienes y te aseguro que no voy a recular, porque ya no puedo más, estoy muy harta de todo esto, que siempre que estoy bien, llegues para joder todo y desmontarme, sabes que me duele, porque me importas, porque, a pesar de todo, te quiero, te quiero mucho, pero me harta que tenga que escuchar tus reproches y tú ni siquiera te des cuenta de cómo estoy…

¿Te importo tanto? ¿Tanto como me dices? La respuesta está ahí y yo la tengo bastante clara, siempre estoy cuando se me necesita, un telefonazo y en medio segundo me planto donde sea para poder ayudar a la gente que quiero y ¿cuándo me pasa a mí?


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s