Baloncesto…

 

… con esa palabra se resume mi día. Tengo la suerte de entrenar en un gran club de Madrid donde se respira baloncesto por todos los costados, sea cual sea la hora, siempre hay gente entrenando, con balones, si hay ruido que define la esencia de este club es el bote del balón, que para algunos es tan molesto y para otros nos supone música.

Hoy, desde las 8:35 justo cuando he llegado a la pista donde jugábamos y hasta las 15:15 que ha sido cuando he salido del club, he estado disfrutando de este deporte.

A primera hora, jugaron las crías, nueva victoria, sumamos la novena y además seguimos invictas, buen partido, ha costado un poquito más de lo que refleja el marcador (43-21) pero en líneas generales estoy muy contenta, la defensa hoy ha estado muy bien, ha habido fallos, pero se han evitado canastas fáciles.

Tras acabar el partido me tocaba quedarme por allí, porque tenía que hacer la mesa del partido de las 13, así que me fui a otra pista a ver a las mayores en un partidazo espectacular, fueron perdiendo todo el partido pero en un último cuarto increíble con dos triples consecutivos consiguieron dar la vuelta al marcador y acabar el partido 20 arriba. Pero la mayor de las sorpresas fue que entre los asistentes estaban los Príncipes de Asturias (Felipe y Letizia) junto a sus dos hijas (Leonor y Sofía) viendo a su sobrina, sorpresa mayúscula, no sólo porque estuvieran allí sino por la normalidad con la que estaban. Viendo el partido, el Príncipe enseñándole a Leonor las normas y Sofía divirtiéndose con otro niño, pasando de ver a su prima.

Una vez terminado el partido de las mayores, bajé otra vez porque me tocaba hacer la mesa del último choque de la mañana, que ha sido apasionante, es una pena estar haciendo la mesa y ver el partido porque te pierdes un montón de cosas. La entrenador local no las tenía todas consiga, iba ganando por 3 pero no confiaba en la victoria y al final se la quedó por 12 puntos, en un partido muy intenso por parte de los dos equipos, muy bonito,  una lástima que siempre haya padres que jodan toda la labor de las crías con sus protestas y su falta de educación, por suerte, siempre he tenido suerte, mucha suerte, con los padres ya que nunca he tenido padres pesados que se metieran constantemente con los árbitros, con los otros equipos…

Con toda esta mañana de baloncesto, he llegado a casa a eso de las 16:00, he comido, me he sentado un poquito y otra vez fuera de casa, esta vez para ver al Estu de ACB al Palacio de Deportes.

Quizás el baloncesto me guste demasiado, tanto como para haberme hecho disfrutar de momentos increíbles y de momentos tan tristes, no lesiones porque por suerte sólo he tenido una gorda y algún esguince, ni siquiera partidos perdidos como finales, sino por tratos recibidos, han pasado los años pero sigo con ese rencor, jamás se me olvidará ese día y lo mierda que me hicieron sentir, jamás, me he sentido tan mierda como aquella tarde de diciembre… Por eso me gustan estos días, porque me vuelvo a enganchar a todo lo bueno que conlleva este gran deporte, trabajo, ilusión, compañerismo, equipo, solidaridad, cooperación, sonrisas, alegrías, tristezas, cabreos, desesperación, nervios, son tantas y tantas cosas las que suceden en hora y media de partido que no se pueden definir, desde el punto de vista de espectador como de jugador y como de entrenador.

Ha habido partidos que he dirigido y he acabado sudando, como si hubiera jugado los 40 minutos (en los peques 48) y no era por el calor del pabellón, sino de la tensión, hay veces que los nervios por la situación del encuentro te acompañan todo el tiempo y cuando se escucha el pitido final respiro y me relajo un poco.

Sin ir más lejos, con las niñas hoy, en un tiempo muerto del segundo periodo estaba tan nerviosa, estresada, desesperada porque nos estaban remontando y no terminaban de salir bien los aspectos que trabajamos en los entrenamientos que me ha dado el tic en el ojo…xD

La semana que viene se cierra la primera fase, pase lo que pase, nos metemos primeras de grupo y ya estamos entre las doce mejores de Madrid. Hay que ir pasito a pasito, ganar el sábado que viene, pasar invictas y ver la segunda fase qué depara. Sinceramente me encantaría conseguir una de las dos primeras plazas que dan acceso a semis, para mí, sería completamente increíble, pero para eso queda mucho tiempo, el partido que importa es el del sábado y hay que ganarlo.

Ha sido una lástima que hoy haya habido jornada de descanso con el senior, porque tenía un montón de mono de baloncesto 🙂

 

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s